miércoles, 16 de noviembre de 2011

¿Cómo saber si mi hijo es hiperactivo?

Cuando nuestro hijo corre de un lado hacia otro durante minutos sin cansarse, inicia actividades y no las concluye y tienen una gran actividad motora, podemos decir que tenemos un caso de hiperactividad, sin embargo vamos a ver cuál es el perfil de un niño con este problema.
Estos niños son especialmente problemáticos, poseen un espíritu destructivo, son insensibles a los castigos, inquietos y nerviosos. También son niños difíciles de educar, ya que pocas veces pueden mantener durante mucho tiempo la atención puesta en algo, con esto se empiezan a generar los problemas de rendimiento escolar.  Son muy impulsivos y desobedientes, no suelen hacer lo que sus padres o maestros les indican, o incluso hacen lo contrario de lo que se les dice.
Según la pediatra Elizabeth Acuña podemos darnos cuenta si se trata realmente de un caso de hiperactividad analizando los siguientes indicadores
- De 0 a 2 años. Descargas clónicas durante el sueño, problemas en el ritmo del sueño y durante la comida, períodos cortos de sueño y despertar sobresaltado, resistencia a los cuidados habituales, reactividad elevada a los estímulos auditivos e irritabilidad.
-
De 2 a 3 años. Inmadurez en el lenguaje expresivo, actividad motora excesiva, escasa conciencia de peligro y propensión a sufrir numerosos accidentes.
-
De 4 a 5 años. Problemas de adaptación social, desobediencia y dificultades en el seguimiento de normas.
-
A partir de 6 años. Impulsividad, déficit de atención, fracaso escolar, comportamientos antisociales y problemas de adaptación social.
Causas
La hiperactividad infantil es bastante frecuente. Se calcula que afecta aproximadamente a un 3 por ciento de los niños menores de siete años y es más común en niños que en niñas (se da en 4 niños por cada niña). En el año 1914, el doctor Tredgold argumentó que las causas se deben a una disfunción cerebral mínima,
Síntomas
Los síntomas pueden ser clasificados según el déficit de atención, hiperactividad e impulsividad:
- Dificultad para resistir a la distracción.
- Dificultad para mantener la atención en una tarea larga.
- Dificultad para atender selectivamente.
- Dificultad para explorar estímulos complejos de una manera ordenada.
Tratamiento
El tratamiento utilizado en la actualidad para no dar o incluir fármacos es el cognitivo que se basa en el planteamiento de la realización de tareas, donde el niño aprende a planificar sus actos y mejora su lenguaje interno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada